sábado, 30 de diciembre de 2017

Superando Momentos Difíciles. Salmos 25

Resultado de imagen para a la cima no se llegaDesde que el hombre se apartó de Dios la maldad ha invadido al mundo y es normal que los seres humanos padezcamos momentos de aflicción. Juan 16: 33 “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
Jesucristo no nos niega esta realidad. Y la verdad es que cada día las cosas tienden a ir peor. Efesios 5: 16 “aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.
Cada día el corazón del hombre se endurecerá más. Mateo 24: 12 “y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.
David era conforme al corazón de Jehová. Ezequiel 36: 26 “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne
Pero a pesar de ser conforme al corazón de Dios David también tenía que pasar por momentos difíciles. Todos los siervos de Dios incluyendo a los discípulos de Jesús tuvieron que pasar por dificultades.
Como superar esos momentos difíciles.
1. Confiando en Dios. V 2 “Dios mío, en ti confío; No sea yo avergonzado, No se alegren de mí mis enemigos” confiar es muy diferente a creer, creer puede creer cualquiera. Santiago 2: 19 “” confiar es entregarse o abandonarse en las manos de Cristo.
2. Pidiendo Dirección a Dios. 25: 12 b Él le enseñará el camino que ha de escoger.” para poder tener el privilegio de ser guiados por Dios se necesita:
1.      Temor a Dios. V 12 a “¿Quién es el hombre que teme a Jehová?”  cuando respetamos a Dios estamos dispuestos  aceptar su ayuda.
2.      Humildad. V 8-9 “Bueno y recto es Jehová; Por tanto, él enseñará a los pecadores el camino.
25:9 Encaminará a los humildes por el juicio, Y enseñará a los mansos su carrera
.” Las personas humildes son capaces de aceptar ayuda de cualquier persona que Dios disponga.
3.      Obedecer su palabra. V 10 “Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad, Para los que guardan su pacto y sus testimonios. 25:11 Por amor de tu nombre, oh Jehová,” solo los guiados por Dios pueden disfrutar en gran manera la bendición de Dios. V 13 “Gozará él de bienestar, Y su descendencia heredará la tierra.
3. Confesando nuestros pecados y pidiendo perdón. El confesar nuestros pecados nos lleva a corregir y la corrección nos lleva a la perfección. Sin corrección no hay perfección.
1.      Confesar nuestros pecados pasados. V 7 “De los pecados de mi juventud, y de mis  rebeliones, no te acuerdes; Conforme a tu misericordia acuérdate de mí, Por tu bondad, oh Jehová.” la culpa guardada en nuestro corazón no nos deja avanzar. A satanás le encanta estarnos recordando nuestro pasado no permitas que él te amargue recuerda que Jesucristo ya te perdono.
2.      Confesar nuestros pecados presentes. V 11 “Por amor de tu nombre, oh Jehová, Perdonarás también mi pecado, que es grande.” aunque David era conforme al corazón de Jehová no era perfecto y lo mismo sucede con nosotros aunque hacemos nuestro mejor esfuerzo por mantenernos en santidad siempre estamos ofendiendo a Dios de cualquier forma.
4. Pidiendo ayuda. Debemos reconocer que solos no podemos, necesitamos de la ayuda de Jesucristo. V 20 “Guarda mi alma, y líbrame; No sea yo avergonzado, porque en ti confié.
Todos tenemos muchos enemigos que enfrentar.
1.      Enemigos internos.  V 16 -17 “Mírame, y ten misericordia de mí, Porque estoy solo y afligido.
25:17 Las angustias de mi corazón se han aumentado; Sácame de mis congojas
.” muchas veces creemos que nuestros enemigos están afuera. Pero nuestro principal enemigo somos nosotros mismos. Nuestros temores o complejos.
2.      Enemigos Externos. V 19 “Mira mis enemigos, cómo se han multiplicado, Y con odio violento me aborrecen” hay muchas personas que no nos quieren por envidia, porque los hemos ofendido o por cualquier otro motivo. Hay un adagio que dice: nadie es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo.

Que tengamos problemas en este mundo es normal lo que no es normal es que los tratemos de enfrentar solos cuando Jesucristo está listo y dispuesto para ayudarnos. No luches en tus fuerzas deja tu orgullo y humíllate delante de Jehová y de Jesucristo.