martes, 24 de octubre de 2017

Hacer el Bien Paga. Ester 6.

Resultado de imagen para no te canses de hacer el bien bibliaHay una ley que se llama la ley de la siembra y la cosecha, en el mundo es conocido como la ley de la compensación, es decir lo que se hace se paga.  Gálatas 6: 7 “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” es muy común también hablar de causa y efecto, acción y consecuencia.
No solo se paga por el mal que se hace, sino por el bien que se deja de hacer. Si sabiendo hacer lo bueno no lo haces es pecado. Santiago 4: 17 “y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.
Muchas personas que sufren, sólo se acuerdan de sus amarguras deseando remediarlas, mas no se acuerdan de los sufrimientos ajenos, ni remotamente piensan en remediar las necesidades del prójimo.
Este estado egoísta de su existencia no sirve para nada; así lo único que consiguen realmente es agravar sus sufrimientos.
Si tales personas pensaran en las demás, en servir a sus semejantes, en dar de comer al hambriento, en dar de beber al sediento, en vestir al desnudo, en enseñar al que no sabe, etc. etc. etc., es claro que su paga sería una vida de bienestar y felicidad.
Condiciones que se viven en torno al sembrar haciendo el Bien.
1. Siempre Piensa en hacer el Bien. Mardoqueo tuvo la oportunidad de sembrar algo bueno aunque tal vez nunca pensó en cosechar. Ester 2: 21-22 “En aquellos días, estando Mardoqueo sentado a la puerta del rey, se enojaron Bigtán y Teres, dos eunucos del rey, de la guardia de la puerta, y procuraban poner mano en el rey Asuero. Cuando Mardoqueo entendió esto, lo denunció a la reina Ester, y Ester lo dijo al rey en nombre de Mardoqueo
2. Dios Prepara el Momento de la paga. Ester 6: 1 “Aquella misma noche se le fue el sueño al rey, y dijo que le trajesen el libro de las memorias y crónicas, y que las leyeran en su presencia.” no era casualidad que al rey se le quitara el sueño y preciso se le antoje leer el libro con los acontecimientos del reino.
3. La paga por el bien que haces siempre llega a si parezca Tardar. V 2- 3 “Entonces hallaron escrito que Mardoqueo había denunciado el complot de Bigtán y de Teres, dos eunucos del rey, de la guardia de la puerta, que habían procurado poner mano en el rey Asuero. Y dijo el rey: ¿Qué honra o qué distinción se hizo a Mardoqueo por esto? Y respondieron los servidores del rey, sus oficiales: Nada se ha hecho con él
4. La Paga viene de la forma y de las personas menos Esperadas. V 6-8 “Entró, pues, Amán, y el rey le dijo: ¿Qué se hará al hombre cuya honra desea el rey? Y dijo Amán en su corazón: ¿A quién deseará el rey honrar más que a mí? Y respondió Amán al rey: Para el varón cuya honra desea el rey, traigan el vestido real de que el rey se viste, y el caballo en que el rey cabalga, y la corona real que está puesta en su cabeza;
5. Dios siempre cambia el mal por bien. V 10 “Entonces el rey dijo a Amán: Date prisa, toma el vestido y el caballo, como tú has dicho, y hazlo así con el judío Mardoqueo, que se sienta a la puerta real; no omitas nada de todo lo que has dicho.” Amán quería matar a Mardoqueo. V 4 “Entonces dijo el rey: ¿Quién está en el patio? Y Amán había venido al patio exterior de la casa real, para hablarle al rey para que hiciese colgar a Mardoqueo en la horca que él le tenía preparada.”  pero por la siembra que hizo Mardoqueo no cosecho muerte, cosecho honra y vida.
6. Nunca te canses de hacer el bien. Gálatas 6: 9 “No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.” Cuando hagas algo no lo hagas pensando en la recompensa de los hombres porque te puedes decepcionar, no todos te agradecerán.
7. Nunca pagues mal por Bien. Proverbios 17: 13 “El que da mal por bien, No se apartará el mal de su casa.
8. Nunca pagues Mal por Mal. Romanos 12: 17 “No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.
Hacer el bien siempre paga, nunca te canses de hacer el bien tarde o temprano cosecharas, no dejes que la maldad de los demás cambien tu buena semilla porque de eso también cosecharas. Dios nunca se olvida, tranquilo o tranquila pronto llegara la hora de tu cosecha.