sábado, 14 de octubre de 2017

Aprendiendo del Error Ajeno. Nehemias 9.

Resultado de imagen para aprendiendo de los erroresDicen que hay tres tipos de personas, “Los Inteligentes” que aprenden de sus propias  experiencias; “Los Sabios” que aprenden de los errores de los demás y “Los Torpes” que no aprenden de los errores de los demás, ni de los propios. ¿En qué grupo te encuentras? 
Dios nos dice en su palabra que debemos pedir sabiduría. Santiago 1: 5 “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.
Esto nos debe incluir de manera automática en el grupo de los sabios.
Reconocer nuestros Errores y los de nuestros antepasados. V 3 “Y puestos de pie en su lugar, leyeron el libro de la ley de Jehová su Dios la cuarta parte del día, y la cuarta parte confesaron sus pecados y adoraron a Jehová su Dios.” esto no permite no volverlos a cometer, el adagio popular dice: el que no conoce la historia esta condenado a repetirla.
La Biblia fue escrita para que aprendiéramos de los aciertos y los errores de nuestros antepasados, el pueblo de Dios. Romanos 15: 4 “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.
Que cosas Podemos Aprender.
1. Dios es Creador de todo. V 6 “Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.” La Biblia nos hace ver que el hombre y lo que hay en la tierra no fue hecho por casualidad o evolución. Si las cosas se hicieran con el pasar de los tiempos, cuando un reloj se daña bastaría con poner todas sus partes en algún lugar y solo volvería a arreglarse, todas las cosas necesitan de un creador.
2. Dios nos escucha y nos ayuda a un en los momentos donde todo parece perdido. V 9 “Y miraste la aflicción de nuestros padres en Egipto, y oíste el clamor de ellos en el Mar Rojo” saber esto nos permite vivir en tranquilidad.
3. Solo Jesucristo Puede hacernos libres. V 10 “e hiciste señales y maravillas contra Faraón, contra todos sus siervos, y contra todo el pueblo de su tierra, porque sabías que habían procedido con soberbia contra ellos; y te hiciste nombre grande, como en este día.
4. Nos Salva de manera Sobrenatural. V 11 “Dividiste el mar delante de ellos, y pasaron por medio de él en seco; y a sus perseguidores echaste en las profundidades, como una piedra en profundas aguas
5. Jesucristo es nuestro Guía. V 12 “Con columna de nube los guiaste de día, y con columna de fuego de noche, para alumbrarles el camino por donde habían de ir
6. Jehová es un Dios de Orden. V 13 “Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos” las leyes o estatutos no son para mal son para hacer que las cosas salgan bien.
7. Dios siempre está atento a la necesidad de su Pueblo. V 15 “Les diste pan del cielo en su hambre, y en su sed les sacaste aguas de la peña; y les dijiste que entrasen a poseer la tierra, por la cual alzaste tu mano y juraste que se la darías.
8. Es necesario Valorar lo que Dios hace por Nosotros. V 16 “Mas ellos y nuestros padres fueron soberbios, y endurecieron su cerviz, y no escucharon tus mandamientos.” cuando no valoramos lo que tenemos o la ayuda de los demás nos hacemos soberbios.
9. Dios es Misericordioso y siempre nos da la oportunidad de Arrepentirnos. V 17 “No quisieron oír, ni se acordaron de tus maravillas que habías hecho con ellos; antes endurecieron su cerviz, y en su rebelión pensaron poner caudillo para volverse a su servidumbre. Pero tú eres Dios que perdonas, clemente y piadoso, tardo para la ira, y grande en misericordia, porque no los abandonaste.
10. Dios nunca nos quita su Respaldo y nos Tiene Paciencia. V 20 “Y enviaste tu buen Espíritu para enseñarles, y no retiraste tu maná de su boca, y agua les diste para su sed.
El saber que Dios siempre ha sido misericordioso y que lo sigue siendo nos debe impulsar a siempre servirle por agradecimiento. V 36 “He aquí que hoy somos siervos; henos aquí, siervos en la tierra que diste a nuestros padres para que comiesen su fruto y su bien.
El conocer lo que hicieron los demás nos debe servir para nosotros no cometer los mismos errores, Dios siempre nos perdona pero no nos evita las consecuencias de nuestros actos.